Historia

Alfredo Saint-Jean Domic

“Cuando era chico, en la preparatoria me enseñaron diferentes artes. Estaba en un colegio que quedaba justo donde está la Plaza Mulo Gil. Después pasé al Internado Barros Arana donde participé en la Academia de Teatro con el gran Director don Fernando Cuadra”.

Este es el prematuro comienzo de un hombre que ha dedicado su vida a la producción de eventos culturales: desde el evento más pequeño al más grande; de la cultura de elite a la cultura popular, pasando por todos los matices, por los diferentes tonos. Abrazando al mundo artístico y haciendo de éste, una forma y un estilo de vida.

Son más de 40 años caminando por el mundo, impregnándose  de todos sus colores, de sus diversas culturas y expresiones, de sus sueños y también de sus decepciones. Todo este bagaje, todas las vivencias están en cada detalle de cada evento y de cada producción que Alfredo Saint-Jean Domic se propone realizar. Toda su experiencia profesional y de vida está al servicio de su profesión, que realiza con todo el celo, la dedicación y el cuidado que cada uno de los eventos requiere: “porque todo debe salir perfecto, no debe quedar nada al azar y debe, por supuesto, quedar en la memoria de todos los participantes, en sus emociones, en su espíritu”.


En esta aventura se han ido cerrando importantes círculos; sin buscarlo, se ha dado ese mágico y a veces difícil proceso de completar los ciclos. Caminemos con él, recorramos esta larga y exitosa trayectoria.


Entre 1968 y 1974 Saint-Jean organizó espectáculos multitudinarios en diversos escenarios. En Chile la música popular comenzaba a tener cultores diferentes- siguiendo en parte la tendencia mundial- y muchos artistas miraban con envidia como sus colegas de otros países tenían la posibilidad de congregar a su público en espectáculos masivos. Saint-Jean pionero se atrevió y trabajó en el proceso durante en el cual se forjó el rock nacional. En estos emblemáticos lugares, el público pudo disfrutar de conjuntos de categoría de Los Jaivas, Los Blops, Escombros, Agua Turbia, Alamadina y Embrujo.

Cerrando el círculo y habiendo recorrido diferentes caminos, trabajando para artistas brasileros como Djavan, Milton Nascimiento, Lulu Santos, Chico Buarque, Beth Carvalho, Gonzaguinha, Fabio Junior y después una corta pero extensa experiencia de ser el manager del rockero argentino más famoso de la historia, Charly García, Alfredo Saint-Jean regresa a Chile, reconquista nuevos espacios y artistas: se reencuentra con Los Jaivas y Los Blops y trabaja con Los Prisioneros, La Ley y Joe Vasconcellos. En esta etapa también, fecunda estrechar lazos internacionales, produciéndose excelentes sociedades de trabajo y amistad con artistas tan connotados como Joan Manuel Serrat y Chayanne.


En este inesperado acontecimiento de ir cerrando círculos, hay uno que emociona de manera especial a Saint-Jean y que guarda relación con el Museo de Bellas Artes de Santiago. Estamos en los comienzos de los ’70 y a cargo del Museo está Nemesio Antúnez, quien le abre las puertas del Museo para que él desarrolle y ponga en práctica toda su creatividad, realizando lo que en la época se denominaron “happening culturales”. 30 años después, Saint-Jean vuelve al Museo de Bellas Artes, para realizar en marzo del 2000, en el frontis del Museo, el emotivo acto de celebración de la asunción del Presidente Ricardo Lagos y luego, en agosto del 2001, dentro del Museo, la cena para los Presidentes que visitaron nuestro país por la diversidad cultural de Chile, mostrándose sus sabores, sus colores, sus productos, su literatura, su poesía y su gente.


Sigamos caminando de la mano de este gran gestor cultural. Nos lleva nuevamente, al pasado, estamos en Valparaíso y corrían los años ’60 en el calendario. Alfredo Saint-Jean trabajó realizando eventos artísticos en las plazas y lugares públicos de Valparaíso y sus alrededores. La Cultura estaba en las calles. Estamos nuevamente en el 2000, el Presidente Lagos invita a Saint-Jean a ser “senador soñador”. Sueña Saint–Jean con que la cultura se tome nuevamente las calles, los lugares públicos, los parques, las plazas, todos los rincones de todas las ciudades y los pueblos de Chile. De este sueño nacen nuevos proyectos que se convierten en actos concretos: la fiesta de la cultura que se realiza año a año en el Parque Forestal de Santiago y en diciembre de 2001 (1.000.000 de personas), la realización, producción y organización de los Carnavales Culturales de Diciembre, “Te declaro mi amor Valparaíso” (500.000 asistentes). Una verdadera fiesta de música, poesía, teatro, danza, artes visuales y artes plásticas. Cuatro días de cultura con una increíble respuesta de la ciudadanía que se volcó a las calles a disfrutar agradecida de este gran evento… se cierra el círculo Valparaíso.


“Si existe un punto importante para que en cada país la actividad artístico cultural se desarrolle fuerte y crezca transformándose en una industria y en un producto de exportación, este es sin duda la participación no sólo del Estado, sino de la empresa privada”

Es así como ha realizado con Chiletabacos el proyecto “Advance Project”, trayendo al país una de las compañías de danza más prestigiadas del mundo “Momix Dance Theatre”, permitiéndole a Chile entrar en el circuito mundial de estos espectáculos de elite; con CCU, el Festival Crush, realizado en todo Chile; con Nestlé el proyecto “Feeling”, con la presentación también de importantes compañías internacionales de danza y teatro; con Editorial Lord Cochrane y la revista Paula, la presentación en Chile del grupo español Presuntos Implicados; con EMI Odeón chilena, el evento denominado “12 semanas de música en vivo”, con la participación de artistas chilenos y extranjeros; con Pepsi, los eventos “Verano Pepsi” con el grupo La Ley, entre muchos otros.


Y como siempre ha estado dispuesto a ayudar a la cultura del país, es que Saint-Jean pertenece a la Asociación de Gestores y Administradores Culturales de Chile. También fue llamado para pertenecer al proyecto Bicentenario del país donde obtuvo el cargo de Productor General y Coordinador de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Bicentenario 2002-03.


En los años 1992, 93 y 94, fue llamado para integrarse la Comité para la clasificación de Proyectos Fondart, donde integró el comité clasificador de eventos y es así como el 2003 vuelve a pertenecer a este Comité como Presidente de la comisión de Eventos Interregionales. 
Como destaque importante, resalta su participación en los eventos Apec 2004, donde recibió los elogios de los principales mandatarios del mundo.

Cuando trabajó como Director Artístico en la Teletón, por cuatro años seguidos, se lograron cambios evidentes dentro del equipo que dirige Mario Kreutzberger. Sólo como ejemplo, destaca el haber llenado la cancha en las inolvidables jornadas del Estadio Nacional.


Desde épocas remotas, desde los griegos y los romanos, los imperios, las naciones han sentido la necesidad de construir su identidad cultural a través de la expresión libre y espontánea de todas las manifestaciones artísticas, las populares y las de elite y de esta manera traspasar las fronteras y los tiempos. Para cada evento artístico, para cada manifestación cultural ya sea masiva o de muy pocos, es necesario que alguien se atreva, que alguien esté allí dispuesto a emprender esta aventura.